icon-menu icon-search
 
POR RAZONES DE DISPONIBILIDAD HORARIA SE ENCUENTRA CERRADA LA ADMISION DE PACIENTES.

Estrés quirúrgico: cortisol y ansiedad en cirujanos, pacientes y camilleros

Introducción: El estrés cotidiano puede causar efectos nocivos relacionados con niveles circulantes elevados de cortisol y aunque pueda ocurrir habituación, no necesariamente significa resiliencia. Es posible que el quirófano sea un sitio natural para el estudio del estrés. Objetivo: Se comparó el efecto del estrés quirúrgico en tres protagonistas con diferentes roles. El paciente, el camillero y el cirujano, antes del evento quirúrgico. Métodos: Se seleccionaron 12 tríadas de voluntarios. Se tomaron muestras de orina para determinar el nivel del cortisol urinario como indicador de estrés y el Inventario de Ansiedad Rasgo-Estado se aplicó en todos los sujetos en la primera medición previa a la cirugía. Resultados: El análisis estadístico indicó que los niveles urinarios más altos de cortisol correspondieron a los cirujanos y no hubo diferencias entre los camilleros y los pacientes. Mientras que no hubo diferencias en los puntajes de IDARE-Estado (que evalúa el nivel de ansiedad en respuesta a alguna contingencia) entre los tres grupos experimentales, el menor puntaje de la escala IDARE-Rasgo (que evalúa la ansiedad como rasgo de personalidad) se encontró en los cirujanos. Conclusiones: Lo que estos datos indican es que el grupo de cirujanos a través de sus años de ejercicio profesional ha desarrollado cierto grado de resiliencia a la ansiedad percibida, lo que no impide que sus marcadores bioquímicos de ansiedad se encuentren elevados. Por lo que es recomendable la instrumentación de procedimientos encaminados a reducir la ansiedad (aunque no manifiesta) en este grupo de profesionales.